Piojos

¿Otra vez piojos? Esta debe ser la pregunta estrella de las mamás y papás com hijos escolarizados.

Cada vez se detacta más piojos y liendres en nuestros niños. No es que sea peligroso tener piojos, pero si que representa un problema para la comunidad por lo molesto que resulta tener piojos y lo fácil que se propagan.

De modo que el post de hoy va dedicado a ellos. Nuestros queridos piojos.

¿Y, qué son los piojos?

No son ni más ni menos que parásitos. Sí señores, pequeños parásitos que hacen su nido en nuestro pelo y que se alimentan de la sangre que obtienen de pequeñas picaduras que nos hacen en la piel.

No transmiten ninguna enfermedad, pero son muy contagiosos y molestos, ya que su picadura produce mucho picor e inflamación en nuestra cabeza.

Si no se detecta de un inicio, hace que el rascarse por el picor provoque pequeñas heridas que se pueden infectar.

Pero lo que quiero remarcar sobre los piojos es que tener piojos no es signo de falta de higiene.

Ahora vamos al qué de la cuestión…

¿Cómo saber si mi hijo tiene piojos?

Realmente, no sólo tenemos que observar si tiene piojos, sinó también si tiene liendres. ¿Cómo?

Muy fácil ; los piojos aunque sean de tamaño pequeño se ven a simple vista. Son de color marrón y tienen habilidad para esconderse con rapidez. De modo que una buena exploración de todo el cabello nos ayudará a detectar este parásito. Se suele localizar detrás de las orejas y en la nuca.

Las liendres (que son los huevos) son más pequeñas y de color blanco traslúcido. Son estáticas y se suele confundir con caspa.

La persona que tiene piojos puede notar picor de cabeza y/o sensación de que algo le corre por la cabeza (y así es).

Si detectamos que nuestros hijos tienen piojos o liendres hay que avisar al colegio y no llevar al niño hasta que se hayan eliminado del todo.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento es básicamente a través de insecticidas especialmente creados para el uso cutáneo (champús, lociones, cremas…) , y el uso de un peine de púas finas y largas que ayudará a desacernos de las liendres definitivamente.

El producto para realizar el tratamiento es la permetrina al 1% (de compra en farmacias, encontraréis diversos productos de diferentes marcas). En general se debe aplicar el producto durante 10 minutos con el pelo seco y a continuación aclarar bien. Se debe repetir el tratamiento cada 3 o 4 días durante un par de semanas. Seguir las instrucciones de la etiqueta de cada producto y no dejéis el producto en la cabeza más tiempo del recomendado.

Utilizar un peine de púas finas y largas para peinar diariamente el cabello de nuestros hijos hasta que observemos que no hay más liendres.

Además habrá que lavar la ropa y las sábanas que se hayan usado recientemente con agua caliente (>55°) y después, si se tiene secadora, utilizarla con un programa caliente de como mínimo 20 minutos.

La ropa, peluches, alfombras que no se puedan lavar en la lavadora habrá que guardarlas en una bolsa de plástico hermética durante dos semanas. Habrá que pasar la aspiradora por todas las alfombras y moquetas, muebles tapizados y por el coche.

Y para finalizar, se debe poner en remojo en alcohol o champu contra piojos todos los utensilios utilizados para el cuidado del cabello: peines, cepillos, diademas, gomas o cintas para el pelo… Durante una hora.

Lo que no debemos hacer…

No secar el pelo con el secador después del tratamiento con productos antipiojos, ya que estos pueden estar hechos con componentes inflamables.

No utilizar crema suavizante o acondicionador antes de aplicar el tratamiento antipiojos.

No lavar la cabeza durante uno o dos días después del tratamiento.

Si volviera a tener piojos, no utilizar el mismo tratamiento más de tres veces, ya que éste pierde efectividad. Consultar al pediatra.

¿Qué podemos hacer para prevenirlos?

No hay nada definitivo en la prevención de los piojos, pero sí que hay algunos ítems que nos ayudaran a disminuir el riesgo de contagio.

Lo primero que debemos hacer es inspeccionar a nuestro hijo detenidamente cada vez que recibamos aviso del colegio de que hay piojos.

No compartir peines, cepillos, gorros, bufandas, pañuelos, cintas, clips, toallas, ni ningún otro artículo de higiene o complemento de pelo con otras personas, tengan o no piojos.

Y lo más importante : No se debe aplicar el tratamiento antipiojos si no se tienen piojos.