Desarrollo de los 18 meses a los 2 años

Qué grandes se están haciendo, ¿verdad? El tiempo pasa volando, aprenden a pasos agigantados… Y nosotros estamos ahí, acompañándolos en su progreso y evolución.

En este post repasaremos las características generales de la etapa evolutiva del año y medio hasta los dos años.

Desarrollo motriz

A los 18 meses ya será capaz de subir escaleras con ayuda, chutar la pelota, sabrá orientarse en el espacio que conoce.

Y al cumplir los dos años, saltará y subirá y bajará escaleras solo.

Desarrollo del lenguaje

De los 18 a los 24 meses nuestro hijo aprenderá a formular frases y a pedir la comida y bebida.

Realiza preguntas, se nombra por su nombre.

Es capaz de identificar imágenes, nombrar animales, objetos, partes del cuerpo… Poco a poco ira ampliando su vocabulario.

Y cuidado con lo que se dice en alto; ¡son como esponjas!!!

Desarrollo cognitivo

Realiza un gran progreso en la comprensión del lenguaje, imágenes, objetos y actos conocidos.

Entienden una narración corta y les gusta que les expliquen cuentos e historias.

Desarrollo de la sociabilidad

Imita acciones que ve en los adultos. Puede que os sorprenda barriendo, colgando la chaqueta o cruzando los brazos si os ve hacerlo.

Hacia los dos años recogerá sus cosas de manera autónoma.

Desarrollo de los 12 a los 18 meses

Si has leído los anteriores posts sabrás que el crecimiento y desarrollo de cada niño es distinto, pero sí que es verdad que hay ciertos movimientos, interacciones, etc. que las harán dentro de un período de tiempo determinado… ¿Y quién ha marcado este período de tiempo?

En la bibliografía se encuentran trabajos de investigación como el Estudio Llevant o el programa Haizea, de los que hablaré en otro post, que estudiaron a través de la observación en qué edades los bebés hacían ciertos comportamientos, acciones, y de ahí surgió la Tabla de Haizea-Llevant que utilizamos los profesionales sanitarios como punto de partida del desarrollo infantil.

En este post os comento a grandes rasgos, el desarrollo para los niños de 12 a 18 meses.

Desarrollo motriz

En esta etapa comienza la marcha sobre los pies… Algunos niños seguro que ya hace un par de meses que caminan, pero la gran mayoría lo hará a partir de los 12 meses.

Hacia los 15 meses empezará a subir escaleras gateando, y no será hasta los 18 que las suba con ayuda. Es importante que en el desarrollo del niño nosotros estemos ahí, creemos un entorno seguro, pero dejemos que el pequeño investigue y aprenda de manera autónoma.

Seguramente será capaz de darle a la pelota con los pies, se acercará a las cosas que le interesan (cuidado con los armarios y cajones), aprenderá a beber solo del vaso, le gustará pasar las páginas de los libros (es una etapa genial para introducirles en la lectura), y sabrán hacer servir la cuchara.

Desarrollo cognitivo

El pequeño es más creativo, inventa conductas nuevas y se adapta a situaciones poco familiares.

Aparece la manipulación dirigida a obtener el objeto deseado.

Se inicia la inteligencia funcional y el pensamiento concreto.

Compara, distingue y encuentra similitudes entre objetos, así como reconoce formas y medidas.

Es una etapa en la que su atención es limitada e inestable, pasará rápido de una actividad a otra, y en la que la comprensión del lenguaje, imágenes, objetos y situaciones conocidas progresarán rápidamente.

Desarrollo de la sociabilidad

En cuanto al juego, éste es individual, aunque en ocasiones pueda interesarse por lo que hacen los demás.

A esta edad le gusta comunicarse, y hacia los 16 meses le gustará que le expliquen cuentos y que le enseñen imágenes.

Desarrollo del lenguaje

Parloteo, es la palabra que define de qué manera hablan los niños a esta etapa. A partir de los 15 meses los peques dirán alrededor de cinco palabras y nombres de personas.

Vocalizará cuando quiera algo para pedirlo.

A los 18 meses ya dirá entre ocho y diez palabras o nombres de personas.

Empezará a pedir cosas, nombrar objetos, repetir nombre y será capaz de ligar dos o tres palabras con sentido.

Ahora ya será capaz de obedecer ordenes sencillas y comprender sustantivos sencillos.