Quemaduras

¡Ya se dice que donde está el hombre está el peligro!

Y quién no se ha quemado alguna vez con la plancha, el horno, el aceite caliente… En casa hay un sinfín de posibilidades con las que nos podemos quemar.

Y si nosotros nos quemamos, los más pequeños también. Algunas veces ocurrirá por su afán investigador, que aunque les hayamos dicho veinte mil veces que no toquen el horno encendido ellos hacen caso omiso… Y otras será por despiste nuestro o porqué están donde no tienen que estar…

La cuestión es, ¿que debemos hacer cuando nuestro hijo se quema?

Lo primero (ya sé que diréis que es de lógica, pero a veces ante situaciones de pánico se nos olvida la lógica) es eliminar la causa… A parte de retirar la sartén, apagar el horno o desenchufar la plancha…

Si está envuelto en llamas habrá que apagarlas cubriendolas con una manta o haciéndolo rodar por el suelo.

Hay que retirar anillos, pulseras, relojes… Todos estos materiales se calientan y dilatan, de modo que pueden estrangular y augmentar la quemadura.

Retirar la ropa si está impregnada en alguna sustancia nociva como sosa cáustica, ácido, etc.

Seguidamente enfriaremos la quemadura aplicando frío.

¡¡Nunca hielo!! El hielo también quema.

Aplicaremos agua fresca durante 10-20 minutos.

Si las quemaduras son de origen químico, el tiempo mínimo serán 10 minutos.

En tercer lugar si la quemadura es solo una rojez en la piel aplicaremos crema hidratante, y observaremos qué ocurre.

Existen en el mercado algunas cremas específicas para quemaduras que se pueden aplicar siempre que el pediatra se lo haya autorizado anteriormente.

En el caso en que la quemadura sea profunda, no duela (3r grado), sea extensa o afecte a las manos, cara, cuello, pliegues del codo o rodilla, genitales, planta del pie u oroficios naturales tales como boca, nariz, ojos… Deberá asisitir de inmediato a un centro hospitalario. Si tiene dudas, consulte al 112 y siga sus instrucciones.

Para terminar veremos lo que no debemos hacer en caso de quemaduras:

  • No romper ampollas, solamente aplicaremos un antiséptico. Si está rota, la lavaremos con agua y jabón, le aplicaremos el antiséptico y la cubriremos con una gasa estéril
  • No se debe aplicar pomadas, cremas o pasta de dientes
  • No despegar la ropa de la piel

Con estos pequeños consejos, me despido por hoy. Espero que no tengas que seguirlos mucho. Y si tienes dudas, pregunta a tu pediatra o enfermero de cabecera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *