Etapa evolutiva de 3 a 6 meses

Muchas veces las mamás tendemos a comparar lo que hacen nuestros bebés con otros niños del mismo tiempo y con los hermanos mayores. Y en ocasiones puede llegar a preocupar cuando nuestro bebé todavía no sonríe y el del vecino se ríe a carcajadas, o no aguanta bien la cabeza y el hermano a su edad hacía triples mortales hacia atrás…

Vamos a repasar el desarrollo del lactante de los 3 a los 6 meses.

Antes de empezar, me gustaría recalcar que el desarrollo de cada niño es diferente, y esta clasificación es orientativa. Pero sí que se ha estudiado el desarrollo de los niños y se ha determinado un tiempo prudencial en el que el 100% de los niños deben hacer ciertos movimientos, expresiones, etc. Este tiempo es amplio, no hablamos de días sino de meses. En otro post hablaré sobre la tabla de Llevant.

A la vez esta clasificación es necesaria para poder detectar aquellos casos en que el desarrollo pueda verse afectado y de esta manera intervenir para averiguar el por qué.

Desarrollo motriz

En esta etapa los bebés empiezan a girar la cabeza delante de un estímulo sonoro.

Estando boca abajo estira las piernas a partir de los cuatro meses.

Sobre los cinco meses ya mantiene una posición mas erguida y aguanta bien la cabeza.

Sonríe cuando se ve en el espejo, se lleva las manos y los objetos a la boca, realiza movimientos de pedaleo con las piernas, empieza a desarrollar la coordinación ojo-mano.

A partir de los seis meses se mantendrá sentado un rato.

Desarrollo cognitivo

Poco a poco el bebé será más consciente del mundo que le rodea, de modo que empezará a explorar todo lo que le interesa.

Empieza a ser consciente de si mismo y de la existencia de su mamá.

Hacia los cinco meses identifica las caras conocidas de los que estan con el bebé a menudo.

Desarrollo de la sociabilidad

A los cuatro meses ya se reirá a carcajadas si se juega con el bebé.

Reconoce a las personas que están con él y si le hablan responde con sonidos.

Hacia los seis meses pueden mostrar miedo ante los desconocidos.

Desarrollo del lenguaje

A los cuatro meses responde con sonidos cuando le hablas. A los cinco hacen chillidos de alegría.

Empieza a diferenciar los sonidos que se producen a su alrededor.

Ríe y hace sonidos mientras juega con los juguetes.

Si después de leer este post os surgen dudas podéis dejar un comentario o consultar con vuestra enfermera o pediatra.

Y un consejo… Disfrutar de cada gesto, sonrisa, sonido que haga vuestro bebé, porque crecen y avanzan a un ritmo desenfrenado.

Cáncer de mama y lactancia materna

Hoy es el día internacional contra el cancer de mama. Me gustaría centrar el post en aquellas mujeres que están pasando, han pasado y luchado contra un cáncer de mama y para todas las mujeres que en un futuro puede que se encuentren en esta situación y les coincida con el precioso período de lactancia materna.

Me gustaría que este post sirva para resolver dudas, y quién sabe, alomejor un día tu conoces y puedes ayudar a una mujer que se encuentre en esta situación.

En el proceso de diagnóstico y tratamiento de una cáncer de mama, la mujer se ve sometida a una serie pruebas, y debe tomar medicación que no es compatible con la lactancia materna, por transmitir ciertas sustancias a través de la leche que pueden ser dañinas para el lactante.

A continuación ofreceré información que puede servir de base de conocimiento, pero como bien sabemos siempre hay que consultar al especialista que nos lleve el caso.

¿Cómo puedo saber si es compatible el tratamiento con la lactancia materna?

En la página http://www.e-lactancia.org se pueden consultar los medicamentos que interfieren en la lactancia y el tiempo prudencial que hay que dejar antes de reanudarla.

Cito: Los tratamientos y procedimientos diagnósticos (antimetabolitos, inhibidores hormonales, radioisótopos) de las enfermedades neoproliferativas contraindican la lactancia mientras están siendo administrados y hasta un tiempo variable después (consultar la ficha de cada tratamiento específico). Hay que tener en cuenta que el periodo seguro de espera a amamantar es de 5 semividas (T1/2) de eliminación del medicamento en cuestión.

Cada persona tendrá un tratamiento individualizado, de modo que los tiempos de espera entre dos mujeres con diferentes tratamientos serán diferentes, siempre consultar con el especialista que lleve el caso.

¿Cuando me extirpen el tumor podré amamantar?

Una vez sometida a la intervención de extirpación del tumor y ya no exista tumor residual se podrá amamantar, siempre que el tratamiento haya sido conservador. Y se podrá amamantar tanto con el pecho sano como con el pecho enfermo (siempre que quede tejido mamario y pezón) .

La mastectomía radical y la total impedirán la lactancia en el futuro por no haber conservación de tejido mamario ni de pezón. Sólo en la parcial subcutánea con parte de tejido mamario conservado se puede plantear la lactancia.

¿Y si me tienen que irradiar y/o me queda solo un pecho?

La mastectomía radical y la total impedirán la lactancia en el futuro por no haber conservación de tejido mamario ni de pezón.

Dependiendo de la cirugía y/o la radioterapia que se utilice no se podrá amamantar con el pecho enfermo, pero sí se podrá amamantar con el otro pecho solamente.

Alrededor de un 50% de mujeres cuyo pecho fue irradiado consiguen tener leche en ese pecho y sólo una de cada cuatro logran amamantar del mismo.
El pecho irradiado produce menos cantidad de leche. Y puede ser que el bebé la rechace por contener más sodio que en el otro pecho, aunque nutricionalmente es igual de adecuado.

En ocasiones es necesario la extracción manual de leche materna y suplementar la toma con leche artificial para llegar a las necesidades básicas del lactante.

¿Y es peligroso para la mamá renaudar la lactancia después de un cancer de mama?

Dar el pecho después de un cáncer de mama no supone ningún peligro para la mamá ni para el lactante, ya sea del pecho sano o del pecho que fue afectado.

Pero si que puede resultar difícil para la mamá afrontar esta situación, por la carga emocional y física que supone dar el pecho (en ocasiones sólo uno), y la frustración de no poder cumplir las expectativas de hacer lactancia materna exclusiva; por lo que se aconseja que busque y se le ofrezca un apoyo profesional y personal (por parte de la familia, amigos).

¿Y si me diagnostican el cáncer cuando ya estaba lactando?

Por lo general, para poder renaudar la lactancia una vez finalizado el tratamiento, la mujer se debe extraer leche de forma manual y desecharla (recordemos que esta leche estará contaminada con sustancias nocivas para el lactante, de modo que no se puede conservar) , para que no haya una disminución y retirada de la lactancia.

En algunos casos específicos se deberá finalizar la lactancia antes de iniciar el tratamiento, e intentar reanudar la lactancia cuando finalice el tratamiento, aunque en esta ocasión el imapcto psicológico para la mamá y el bebé será muy sufrido y será más difícil volver a dar el pecho, aunque no imposible.

Por último quería señalar la importancia de la lactancia materna en la protección frente el cáncer de mama. Diversos estudios demuestran que si el periodo de lactancia es de por lo menos 12 meses, y si la mujer ha acumulado entre 20 y 24 meses de lactancia en su vida, el riesgo se reduce en 4,3% por cada 12 meses de lactancia, sumándose otro 7% de reducción del riesgo por el parto.

Esto es debido a la disminución de los niveles de estrógenos, el restablecimiento de la función ovárica, entre otros…

Aunque, esto no significa que si das el pecho ya no puedas desarrollar un cáncer de mama. Factores como los hormonales, hereditarios, etc. no se pueden modificar…

Pero sí la lactancia materna tiene muchos beneficios para mamá y bebé, y una de ellas es la anterior descritas.

Enfermedades infecciosas en la infancia

Seguro que muchos de vuestros hijos han empezado a ir al cole, la guarde, la escoleta, este año… Y eso, en la gran mayoría, significa estar más tiempo en casa enfermo que en clase.

Y os preguntaréis ¿por qué?, ¿por qué ahora que ha empezado a ir al cole se pone enfermo de todo? ¿Por qué cuando estaba en casa no enfermaba tanto si salíamos a pasear, íbamos al parque, etc.?

Todos creemos que las enfermedades infecciosas en general se transmiten a través del aire… Pero realmente lo hacen, en la gran mayoría, a través del contacto y los fluidos. ¿ Y donde hay mayor contacto y fluidos que en una clase con unos veinte niños que toquetean, chupan, se les caen mocos en los juguetes y luego lo comparten?

Es por esto, y porque su sistema inmunitario está menos entrenado, que los más pequeños son los más propensos a enfermar.

Hoy me gustaría resumir unas cuantas afecciones que puede, o no, que padezcan nuestros hijos durante esta etapa.

Conjuntivitis

Se caracteriza por picor y enrojecimiento de los ojos, acompañado de lagañas y lagrimeo. A veces los parpados se quedan pegados después de dormir. Se incuba de 1 a 3 días. El niño afectado no deberá ir a cole hasta que desaparezcan los síntomas y es muy importante lavarse bien las manos y no compartir toallas para evitar el contagio.

Escarlatina

Los síntomas principales son dolor de garganta repentino, fiebre alta y vómitos seguidos de una erupción cutánea en todo el cuerpo de entre unas 12 y 36 horas después. Se incuba de 1 a 3 días. No podrá ir a clase mientras dure el tratamiento y ceda la fase beril. Muy importante lavarse bien las manos.

Gastroenteritis

Caracterizado por dolor de tripa, vómitos, fiebre, dolor de cabeza y deposiciones líquidas. Dependiendo de la causa se incuba entre pocas horas a días. El niño deberá quedarse en casa hasta al menos 24 horas después de la última deposición diarreica. De nuevo es muy importante lavarse las manos, tanto después de limpiarse, cambiar el pañal y antes de preparar comida.

Gripe

Fiebre, dolor de cabeza, dolor de garganta, tos y dolor muscular la definen. Se incuba de 1 a 3 días y no deberá ir a clase hasta que esté bien recuperado, que dependerá de cada niño.

Hepatitis A

Los síntomas principales son fiebre repentina, pérdida del hambre, mareos, vómitos, ictericia, orina oscura y heces de color claro. El período de incubación es de 2 a 6 semanas y lo mejor para prevenirla es la higiene de manos y la primovacunación.

Escabiosi (SARNA)

Aparece como picor en la piel (sobretodo durante la noche), en especial en muñecas, axilas, nalgas, ingles y entre los dedos de las manos y los pies. Se incuba durante 2 a 6 semanas y el niño afectado debe quedarse en casa hasta que esté completamente curado.

Hay que evitar el contacto directo con las zonas afectadas, lavar toda la ropa (sábanas, toallas…) con agua muy caliente y jabón.

Boca-mano-pie

Se caracteriza por fiebre, dolor de cabeza, inapetencia, dolor de garganta, y pequeñas ampollas en manos, pies, alrededor de la boca y en ocasiones entre nalgas, rodillas y codos…

No deben ir a clase mientras duren las erupciones. Y se debe evitar el contacto de mocos y saliva.

Impetigo

Los síntomas que aparecen son pequeñas vesículas, úlceras con crosta amarillentas. Podrá ir a colegio a partir de las 48h del inicio de tratamiento. Se debe evitar el contacto y compartir toalla.

Meningitis

Inicia con fiebre repentina, dolor de cabeza, rigidez del cuello, mareo, vómitos y erupción cutánea por todo el cuerpo.

El niño no puede ir a clase y debe ser visitado de forma urgente en un centro hospitalario.

La prevención está en la vacunación y el tratamiento en las personas que han estado en contacto.

Moluscum contagioso

Se trata de pequeñas vesículas (parecidas a berrugas). El niño puede ir a clase. Se debe evitar ambientes húmedos (piscinas climatizadas) y compartir toalla.

Pediculosis y piojos

Se manifiesta con picor en la cabeza y visualización de puntos blancos cercanos a la raiz del cabello o de piojos.

Se debe evitar ir al colegio hasta la finalización del tratamiento.

Parásitos

Puede que pasen desapercibidos o puede que provoquen picor en el ano. El período de incubación dura varias semanas. Es preciso que el niño se quede en casa hasta finalizar el tratamiento. Es muy importante la higiene de manos, así como evitar el contacto con las heces y lavar biem los juguetes del niño.

Varicela

Los síntomas son fiebre, rinitis y erupción que se inicia con unos puntitos rosados que se convierten en ampollas.

El niño debera permamecer en casa hasta que las ampollas estén secas (más o menos a la semana del inicio).

La prevención es a través de la vacuna y evitando el contacto con niños que padecen la enfermedad.

Y hasta aquí un resumen muy resumido de lo que nos encontramos al iniciar el cole.

Prueba del talón

Hoy os quería hablar sobre la popularmente llamada prueba del talón.

¿Qué es?

EL Programa de detección precoz neonatal (PDPN) es una prueba analítica en la que a través de una pequeña muestra de sangre del recién nacido se pueden llegar a detectar enfermedades genéticas.

¿Por qué es importante su realización?

No es de obligación realizar la prueba, aún así es muy recomendable. Es una prueba gratuita que se realiza en todos los hospitales con maternidad y que nos permite detectar algunas enfermedades de origen genético y metabólicas como son el hipotiroidismo congénito, la fenicetonuria o la fibrosis quística, entre otras.

Estas enfermedades no suelen mostrar síntomas desde el nacimiento, de ahí que un diagnóstico precoz y una instauración rápida de un tratamiento hará que disminuya las secuelas que puedan ocasionar estas enfermedades.

Son enfermedades minoritarias y que no tienen cura, pero si tratamiento que mejoran el estado del paciente.

¿Cómo se realiza la prueba?

La muestra de sangre la extraerá la enfermera realizando una pequeña punción en un lateral del talón del bebé.

No debemos olvidar que para que el bebé no sienta dolor debemos adoptar algunas medidas como la contención, la succión…¿ Y que mejor manera que en brazos de la mamá mientras le da el pecho?

Si no fuera posible de esta manera, se le haria contención con la ayuda de otro familiar o profesional, se le daría una dosis de sacarosa via oral y se le ofreceria algo para succionar durante la punción.

Para que la sangre salga con más facilidad calentaremos la zona de punción y seguidamente la desinfectaremos.

Se recogeran 5 gotas de sangre en un cartón que se mandaran a analizar al laboratorio.

El momento mas idóneo para obtención de la muestra es a partir de las 48 horas de vida del bebé.

¿Cómo se entregan los resultados?

El resultado de la prueba se entrega en una carta a través de correo ordinario en el domicilio que los padres han facilitado al centro de salud.

En algunas ocasiones se ponen en contacto vía telefónica o a través de un correo electrónico cuando hay que repetir la prueba.

En el caso de cambiar de domicilio o no recibir los resultados se debería llamar al teléfono de contacto que le facilitará el centro junto a un resguardo con un número de referencia para actualizar la información.

¿Qué pasa si hay que repetir la prueba?

A priori no tiene por qué ser mala señal. Puede ser que la muestra sea insuficiente, o que la recogida haya sido erronea, que se haya extraviado la muestra durante el transporte, etc.

Si la prueba sale positiva se realizarán otras pruebas para el diagnóstico final. Un equipo especializado se pondrá en contacto para llevar su caso.


Para más información podéis seguir los siguientes enlaces:

Asociación española del cribado neonatal

Asociación española para el estudio de los Errores Congénitos del Metabolismo

Guia metabólica del Hospital Sant Joan de Déu

Piel con piel

¡¡Llegó el momento taaaaan esperado!! Por fin ha nacido nuestro hijo,  después de sostenerlo,  acompañarlo,  nutrirlo durante aproximadamente nueve meses,  ya lo tenemos aquí. Tenerlo en brazos es lo que más necesitamos los padres al verlo nacer,  seguir teniendo la necesidad de protegerle.

Por naturaleza conservamos ese instinto,  ese que hace que la especie perdure,  el mismo que hace que nuestras crías sobrevivan…  La protección,  el cobijo,  el calor…

new born baby greyscale image
Photo by Pixabay on Pexels.com

Es todo muy bonito,  pero a la vez (no lo olvidemos)  muy traumático.  Me explico; el bebé ha estado desde su concepción en un ambiente «único y perfecto» para él.  Un lugar calentito,  humedo,  con hilo musical y bufet libre 24 horas… Qué idílico. Y de repente empieza a sentir una presión (contracciones)  muy fuertes que le empujan a salir a un lugar frío, graaaande (muy grande y sin contención), ruidoso,  con mucha luz,  muchos olores y estímulos diversos,  sin comida «gratis»…  Visto así yo preferiría quedarme dentro,  no? 

Pues bien,  después de este primer gran trauma como es el nacer,  lo mas natural y lógico,  lo más intuitivo,  sería que la mamá agarrara a su cachorro y se lo acercara al pecho.  El pecho nos lo da todo al nacer.  Por una parte nos da el calostro: esas gotitas de oro que tanto necesitamos en nuestros principios.

Por otra parte nos ofrece el tranquilizador olor de nuestra mamá, sus latidos que tan bien conocemos,  unos brazos que nos sostienen cómo hacía el útero segundos atrás.  Y además nos ayuda a regular la temperatura de nuestro cuerpo,  todavía humedo y con tendencia a quedarse frío,  nos ayuda a regular la respiración después de haber expulsado el líquido pulmonar que nos ha ayudado tanto tiempo a practicar para el momento de nacer,  hace que se cree un fantástico vínculo,  que la lactancia materna se establezca antes y con mayor facilidad,  y hace que todos estos cambios,  esta transición sea más fácil.

man person cute young
Photo by Pixabay on Pexels.com

¿Y quién puede hacer piel con piel?

Lo mejor,  lo más natural, lo más idóneo es que lo haga la mama inmediatamente después del alumbramiento.  Se produzca el nacimiento por vagina o por cesárea.

Si el bebé no tiene ninguna complicación en el momento del nacimiento, se podrá realizar piel con piel desde el minuto cero. Las curas del recién nacido como son la somatometría (pesar,  medir,  constantes vitales… ),  administración de vitamina k, identificación, toma de huellas, etc.  se pueden retrasar y algunas realizarlas sobre la madre.

Para ello la mamá cogerá al bebé en brazos y lo colocará sobre su pecho ó al pecho,  desnudo,  tocando piel con piel,  sin interferencias como mantas,  tallas o muselinas de por medio. Se cubrirá al recién nacido con un arrullo,  manta,  talla y se le colocará un gorro para que no pierda calor.  Y ya está,  así de fácil.

No se debe retrasar el comienzo del piel con piel si no es estrictamente necesario,  como sería el caso de la reanimación de un recién nacido o por causas médicas relacionadas con la mamá. En tal caso,  otra persona ya asignada por la mamá (normalmente el acompañante, pareja, abuela…) podrá realizar el piel con piel con el recién nacido hasta que la mamá esté en condiciones.

El piel con piel, para que sea efectivo debe tener una duración mínima de un par de horas y no tiene límite de tiempo,  siempre y cuando el bebé y la mama estén en buenas condiciones.

Pasadas las primeras horas de vida,  el contacto piel con piel sigue siendo una muy buena opción para estar con nuestros pequeños, lo que ahora se le llamará hacer canguro.

Dolor

Podemos sentir el dolor de muchas formas: cuando nos golpeamos en el codo,  cuando perdemos a un ser querido,  cuando nos sentimos traicionados…  Pero hoy vamos a hablar del dolor físico.  Aquel que sentimos cuando el cuerpo nos está mandando una señal de peligro,  al acercarnos a una fuente de calor,  cuando nos dan un pinchazo para poner una vacuna,  por ejemplo.

brown and white bear plush toy
Photo by Pixabay on Pexels.com

Cada persona siente el dolor de distinta manera.  Cada uno reacciona más o menos ante un mismo estímulo. Y hay que respetar e intentar empatizar con el grado de dolor que sienten las personas y no juzgar.

Este hecho hace complicado saber el nivel de dolor que padece cada persona…  Sobretodo en pediatría.  Los niños que ya saben expresarse podrán decir pupa aquí,  au,  me duele la tripa…  Pero los más pequeños no.

Para ello se han ideado diferentes escalas (algunas numéricas,  otras visuales),  por tal de conocer y clasificar el dolor que sentimos. Y de este modo poder instaurar un tratamiento capaz de aliviar el dolor. Y está muy bien,  y se ha demostrado que funciona.

baby sleeping on white cotton
Photo by Pixabay on Pexels.com

Pero,  ¿y los mas pequeños?  Hasta hace pocos años se creía que los recién nacidos no sentían dolor,  y si así fuera no se acordaban al poco de padecerlo.  Por suerte para todos, esto ha cambiado.  Se ha estudiado y se ha visto que los recién nacidos sí sienten dolor,  y lo expresan llorando,  con muecas, moviendose,  aumentando la frecuencia cardíaca y respiratoria,  la tensión arterial y otros valores analíticos. También se ha estudiado los efectos a largo plazo de aquellos niños ingresados en unidades neonatales que fueron expuestos a procedimientos invasivos así como colocación de vías,  analíticas,  entre otros. Y los resultados fueron niños con menos tolerancia al dolor de mayores.

Lo que sabemos ahora es que podemos aliviar el dolor con farmacos y con medidas no farmacológicas como la contención,  el pecho,  la luz ambiental, el ruido…  Y que combinadas hacen mayor efecto.  Así de fácil.

adorable baby child cute
Photo by Pixabay on Pexels.com

¿Y por qué no lo hacemos? Ahora que ya lo sabemos hay que ponerlo en práctica.  Así que cuando tengáis que poner una vacuna a vuestro hijo, darle teta,  abrazarlo, cantarle, que os sienta cerca…  ¡¡Seguro que por poco que hagais su dolor será menor!!

 

Tiempo de mocos

cold winter tablet hot
Photo by Pixabay on Pexels.com

Ya llega el frío,  y con él un sinfín de virus que causan síntomas como mocos,  fiebre,  erupciones cutáneas,  entre otros…

Por lo general,  los síntomas más agudos y molestos duran un par de días… Y otros como los mocos suelen durar hasta más o menos a mediados de abril o mayo.

En la mayoría de casos, nos encontramos con leves resfriados que se tratan con mucho amor,  calditos calientes y suero fisiológico.

Pero en ocasiones,  sobretodo los más pequeños y niños con problemas respiratorios de base,  este simple resfriado se convierte en algo más grave.  En estos casos la respiración se acelera, aparece tiraje intercostal,  ruidos al respirar,  mucha mucosidad,  cansancio,  dificultad para la alimentación… Síntomas que van más alla de lo que consideramos «normal» . Y es en estos casos en los que los peques necesitan ser ingresados en una unidad de pediatría para la observación, el tratamiento y el seguimiento de lo que en la mayoría de casos serán bronquitis,  bronquiolitis y pneumonias.

Los tratamientos son personalizados para cada niño,  según su clínica, edad…  Pero la base siempre será la misma:

1- Prevención : la más importante.  Lavarse las manos cada vez que se tiene contacto con el enfermo o cualquier material que esté en contacto.  Reducir las visitas,  sobretodo de otros niños.

person washing his hand
Photo by Burst on Pexels.com

2- Lavados nasales con suero fisiológico.  Muy importante,  nos ayuda a hidratar y fluidificar el moco para así eliminarlo con mayor facilidad.  Sobretodo los bebés que todavía no saben toser,  ni mocarse,  les ayuda mucho.  De manera que el moco no se quede estancado y se sobreinfecte.

3- Tratar los síntomas como la fiebre.  Para ello tenemos las medidas físicas como baños o paños con agua templada,  no sobreabrigar,  y medidas farmacológicas como el uso de paracetamol e ibuprofeno en las dosis específicas para cada niño.

baby inside white bathtub with water
Photo by Henley Design Studio on Pexels.com

4- Para la insuficiencia respiratoria el tratamiento es muy variado. Broncodilatadores,  tanto nebulizados como inhalados,  soporte ventilatorio,  con o sin ayuda de oxígeno,  entre otros.

En la mayoría de casos se recomienda fraccionar las comidas,  harcelas de menos cantidad pero más veces al día. Algunos niños necesitaran un soporte con alimentación por sonda nasogástrica o alimentación parenteral.  En los casos más graves los pequeños deben ser sedados e intubados y depender de un respirador o un tratamiento sustitutivo llamado ECMO.

 

left human injected with hose on white textile
Photo by rawpixel.com on Pexels.com

¿Qué es eso de lactancia en tándem?

Hace cuatro años no había oído hablar jamás de lo que era lactancia en tándem… Y la primera vez que lo escuché tengo que admitir que me horroricé ante la idea.

¡Dar el pecho a dos niños de diferentes edades a la vez!!! ¿A quién se le habrá ocurrido? ¿De veras habrá alguien que lo haga? ¡Con lo difícil que es amamantar a uno!

Ingenua de mí, hoy en día me encuentro en esta situación… Os cuento un poco más.

crescent moon and cloud wind chimes
Photo by NIKOLAY OSMACHKO on Pexels.com

Cuando mi primer hijo tenía un año decidimos tener a mi segundo hijo… La lactancia no fue un problema a la hora de quedarme embarazada, ni tampoco lo fue durante el embarazo (nada de contracciones y otras cosas que he oído por ahí). En ese momento no me había planteado dejar de dar el pecho a mi hijo, pensé que cuando fuera el momento lo sabríamos los dos. Pero ni la disminución de leche (eso sí que lo noté), ni la barriga, ni el trabajo, ni otros factores hicieron que esto ocurriera… De modo que sin darnos cuenta nos encontramos ante la llegada de mi segundo hijo y unos pechos enormes preparados para dar alimento y cobijo a quién quisiera.

Durante los dos primeros días mi hijo mayor no me pidió teta, miraba asombrado a su hermano y algo le decía por dentro que ahora era el turno del pequeño. Pero ya al tercer día, en voz bajita dijo: mama tetita?

En ese momento supe, entendí y aprendí lo que era una lactancia en tándem.

¿Y qué decir sobre esto? Pues como todo hay cosas maravillosas como poder tener a tus dos hijos a la vez contigo, conectando y alimentando el apego; y cosas no tan buenas como sentirte aún más vaca lechera…

La lactancia del mayor fue en aumento. Antes de la llegada del hermano tomaba sólo antes de la siesta y de irse a dormir, pero al ver que salía más leche y necesitar mi atención en más momentos desde que está aquí su hermano pues las tomas fueron incrementándose. Tengo que reconocer que hay momentos en que puede incomodar, por ejemplo cuando estamos en un restaurante, le estoy dando el pecho al pequeño y el mayor me pide teta… Aquí cada uno es libre de hacer con lo que más a gusto se sienta… Para mi dar el pecho a los dos a la vez es algo muy íntimo y que no suelo hacer en público (además que en muchos sitios públicos es incómodo dar el pecho). De modo que en esos momentos le pido al mayor que espere a que su hermano termine y le explico que luego tomará él. Por lo general lo entiende y espera. En alguna ocasión no ha estado de acuerdo y hemos tenido que hacer de más y de menos para sobrellevar la situación.

Solo decir que por el momento llevamos tres meses y no creo que esto termine en breves.