Descargas eléctricas

Que un niño se electrocute no es lo más habitual que nos puede pasar en casa… Pero el riesgo existe, y es muy importante saber cómo actuar en tal caso.

Como padres seguro que nos aseguramos de cubrir todos los enchufes de la casa con protectores, de no dejar al alcance del niño objetos conectados a la corriente eléctrica y, por supuesto, de vigilarles, sobretodo en la etapa de gateo y primeros pasos.

Pero si llegara a pasar… ¿Qué debemos hacer? O, ¿Qué no debemos hacer?

Empecemos por lo que no tenemos que hacer bajo ningún concepto : y esto es tocar al pequeño directamente con las manos mientras haya corriente eléctrica. ¿Por qué? Senzillo; si lo tocamos directamente, la corriente eléctrica nos alcanzará y nos afectará a nosotros también, de manera que no podremos ayudar a nuestro hijo ni a nosotros mismos.

Entonces, ¿Cómo debemos actuar?

Lo primero será desconectar la corriente. Por suerte, en la mayoría de las casas se dispone de un equipo eléctrico con diferenciales que cortan el suministro eléctrico cuando detectan una anomalía cómo una subida de tensión, un cortocircuito, etc.

En el caso que no saltara el diferencial, podemos desconectarlo de forma manual en el cuadro de luces. Así que es importante saber dónde se encuentra este cuadro en casa.

Si, por la razón que sea, no se puede desconectar la corriente eléctrica, habrá que intentar separar al niño con algun objeto de madera, plástico o goma, nunca directamente con las manos. Y para aislarnos nosotros deberemos calzar zapatos con suela de goma o subirnos a una tabla… Si estamos descalzos haremos de conductores eléctricos y nos quedaremos enganchados igual.

Una vez el niño se haya liberado, y estemos a salvo y protegidos, asegurandonos que no nos volveremos a enganchar, llamaremos al 112.

Debemos cercionarnos de si el pequeño está consciente o inconsciente, ya que nos lo solicitarán en el centro de emergencias y nosotros deberemos actuar en consecuencia.

Si estuviera inconsciente, el siguiente paso será comprobar si respira. Si la respuesta es que SI, simplemente esperaremos a que llegue la ayuda.

En caso contrario, si NO RESPIRA deberemos empezar las maniobras de reanimación cardiopulmonar.

Y lo más importante y difícil : mantener, dentro de lo posible, siempre la calma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *